#Ruraleando

Este será un post diferente. A este post le entrego el alma como lo hice con la labor que apliqué en este libro.

El antes y el durante

A inicios del 2014 se me vino la idea loca que quería dedicarme a la edición y corrección de libros, siempre he dicho que nunca me quiero dedicar a escribir, nunca quiero ser escritora sino mas bien estar detrás del hermoso mundo de los libros. Luego de algunos cursos tomados para la labor que me disponía hacer empecé con mi auto-educación y retroalimentación en el tema, este oficio hizo de mi 2014 un poco más llevadero. Un día, una persona a la que la vida y tuiter me puso en el camino me escribió, quería que corrija su libro que ya había sido publicado en digital, luego de hacer las averiguaciones respectivas del precio que debía cobrar por mi trabajo, acepté el reto.

Meses me tomó el trabajo y la verdad no sé cuántos fueron. Preguntas a grandes amigos que se dedican al oficio de la corrección, consultas por internet, libros de la biblioteca y un sin fin de cosas que hicieron que me dé cuenta que, del idioma español sabía un poco menos de la mitad y creo que aún me falta demasiadas normas por conocer. Corregir un libro no es cosa fácil, la lectura para la corrección es muy diferente a la que hacemos olímpicamente por diversión, uno termina con un brutal cansancio mental.

Llegó el momento, tuve que dar a luz a mi bebé y el libro no se encontraba terminado aún, trabajé desde un pos-parto demasiado doloroso acompañado de una depresión horrible. Lo terminé y sin embargo no estaba segura de mi trabajo, tuve que leer el libro 4 veces más para asegurarme que mi trabajo estaba bien hecho, es más hasta ahora creo que alguna cosa se me fue mal por ahí. Con todos los nervios del mundo mandé el producto terminado.

El después

Recibí mi pago y con él, el alivio de haber entregado mi primer libro corregido, un llanto profundo acompañó al sentimiento de darme cuenta de todo lo que aprendí en este proceso -seguía con depresión pos-parto-, supe que el lado oscuro de la escritura se encuentra lleno de gente que está dispuesta a darte una mano y aquellos, que como en todo, quieren ponerte el pie; descubrí lo poco que sé y lo mucho que me falta por aprender; me hizo más tolerante con las personas normales comunes y silvestres cuando cometen una falta ortográfica o tienen algún error de sintaxis; supe que los correctores son elementales en la vida de todo mortal que se dedique a escribir, incluso, los propios correctores necesitan un corrector; pero, a parte de todo lo ya descrito que pude darme cuenta, supe que es esto a lo que me quiero dedicar, no solo porque ganas dinero leyendo sino porque es algo que me gusta es algo que me apasiona, que me mueve.

No recuerdo bien el mensaje que le mandé a Denisse luego de enviarle el producto terminado, solo sé que lo hice en medio de un llanto incontrolable. Lo que sí recuerdo que pregunté por qué me eligió a mí para corregir su libro y me dijo “eres alguien que pone alma a las cosas”.

No puedo nada más que agradecerle todo lo que en mí hizo, tal vez no se imagina, pero ella y gracias a #ruraleando  mi vida ha podido encontrar un norte, un apasionado norte.

El libro

Como siempre he dicho, todo libro llega a nosotros con un fin, justo cuando más se lo necesita, #ruraleando llegó cuando lo necesité.

descarga

Luego de un año muy duro en cuanto a mi salud, tuve que visitar un sin fin de médicos, a quienes en realidad le tengo una ligera aberración. #ruraleando trata de una “man” que quiere ser nada más y nada menos que médico y que en el libro cuenta su año de medicatura rural, ya lista para obtener su título de doctora de la República del Ecuador. En este libro Denisse nos enseña que en el mundo los soñadores no estamos solos, que muchas personas más quieren un mundo mejor para el resto y con su granito de arena aportan a diario para que esto pueda ser posible. La entrega de un médico a sus pacientes fue lo que me conmovió, nunca he visto a un médico tan humano, tan dedicado a su carrera pero no para obtener réditos propios sino por hacer mejor al resto. No dudo que existan médicos así, lo único que sé es que a mí nunca me ha tocado uno hasta que llegó la Doc. Niches junto a su #ruraleando a mi vida.

De este libro no habrán frases que me llamaron la atención, no porque no las haya habido sino porque no las subrayé. El #ruraleando a parte de ser el diario de alguien que lucha por un sueño tiene muy buena música.

Gracias Niches y gracias #ruraleando por demostrarme que esto -la corrección- es a lo que en mi vida me quiero dedicar.

Par quieres quieren adquirir esta joya, acá les dejo el link de donde se lo pueden descargar. http://hmedic.com/ruraleando/

Anuncios

¿Te gustó o no? Házmelo saber dejando un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s