Como de la familia

Yo me casé con Paolo Giordano desde su «Soledad de los números primos», fue una novela que me impactó tanto que cuando sacó su segunda novela la compré de inmediato y no dudé hacerlo en esta segunda vez con su «Como de la familia».

como_de_la_familia_--490x578

Nada mejor que la playa y el sonido del mar como para leer, así transcurrieron mis páginas en este libro que adquirí a ojo cerrado queriendo sentir que el Paolo Giordano que me gustó nunca se fue.

Los amigos son esa familia que tenemos el gusto de escoger, dicen algunas personas, y sí estoy de acuerdo con ellas, hay amigos que terminan siendo mucho más fieles que nuestros propios hermanos, mucho más allegados que ellos; a veces me pregunto por qué sucede esto, será que tal vez tenemos vergüenza de mostrarnos como somos ante nuestros propios hermanos, que tenemos el miedo al qué dirán los de nuestra sangre cuando se enteren de las cosas que somos capaces de hacer o de pensar, es una situación muy rara y compleja que confiemos más en extraños que en nuestros propios hermanos o padres, que nos hermandemos con personas totalmente extrañas con todos sus defectos y que no nos molesten estos sino que los aceptemos sin poner reparo alguno. De esto trata Paolo Giordano en esta historia que es contado por uno de sus protagonistas, el arribo y la despedida de esas personas que llegan a ser como de la familia, de lo poco preparados que estamos para que alguien deje de existir en nuestra vida, de lo mucho que puede llegar a hacer la costumbre en los seres humanos, de lo nada que comprendemos que todo puede durar un instante y que la eternidad es esa idea que los humanos tomemos como placebo para así dar algún sentido a nuestro paso por la tierra.

Estas son algunas de las frases que más llamaron mi atención:

  • La gente es muy avara con el ánimo. Solo quieren asegurarse de que tienes aún menos que ellos.
  • Cuando se corta una relación, es buena idea hacerlo limpiamente y de forma permanente.
  • A partir de un instante determinado se convenció, creo, de que esa vez le tocaba al Señor pedirle perdón a ella.
  • La impenetrable jerga científica no dejará de burlarse de su inteligencia.
  • Los arqueólogos del futuro no hallarán tampoco fotografías, ya que las pocas que tenemos están guardadas en el disco duro del ordenador y, cuando lo descubrieran estaría ya inservible desde hacia muchos años.
  • Al final de cuentas, los seres humanos casi nunca somos felices o infelices por lo que nos sucede, somos una cosa o la otra en función del humor que fluye por nuestro interior…
  • Vivimos con anticipación, a la espera en todo momento de algo que nos libere de las tareas del presente, sin tener en cuenta que otras nuevas tareas surgirán ante nosotros.
  •  Supongo que para mí el enamoramiento siempre será algo muy parecido a un rescate. 
  • Una pareja joven también puede agriarse: por inseguridad, por repetición, por soledad. 
  • A veces la vida se estrecha como un embudo y la emulsión inicial de los humores empieza a producir estratos. 
  • Solo quienes son capaces de soltarse, quienes lo han hecho al menos una vez, piensan en la muerte, y puede que ni siquiera sea un pensamiento, sino algo más parecido a un recuerdo.

No sé si vuelva a comprar otro libro de Paolo Giordano, o tal vez sí, yo sé que voy a comprar otro libro de él porque busco incesantemente en cada una de sus páginas, busco a ese escritor que me dejó con temblores en uno de mis párpados luego de haber terminado de leer su libro.

La escribidora.

Anuncios

¿Te gustó o no? Házmelo saber dejando un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s